Visitar y acompañar a los presos y encarcelados

XXXIV Semana de Franciscanos por la Paz. Ya es tradicional en Granada que la segunda semana de mayo, del 6 al 12, los franciscanos del Camino de Ronda, 65, dediquemos unas jornadas a reflexionar sobre temas sociales que nos ayuden y motiven a que seamos Instrumentos de Paz y Reconciliación. Es una propuesta que desde hace treinta y cuatro año viene programando el Grupo de San Francisco en la Iglesia franciscana.

Este año el tema que nos va convocar gira en torno al tema de las Carceles en sus diversos aspectos: jurídicos y sociales, religiosos y espirituales, de acompañamiento y voluntariado permanente en el servicio. No nos faltaran los testimonios de los internos del CIS de Granada que nos hablaran de su propia experiencia y de las aportaciones que la ciudadanía podemos ofrecer.

Pero ¿Qué decir sobre los presos, sobre las cárceles? Es un tema que intentamos evitar y que fácilmente caemos en un juicio fácil, injusto y envenenado por eso queremos iluminar esta realidad social que no conocemos demasiado y ya sabe que lo que nos se conoce nos se ama, ni se acompaña de modo adecuado, por eso consideramos esta cuestión como algo inevitable en la experiencia humana y cristiana.

Ya sabemos que el juicio final se nos preguntara si estuvimos cerca de los que sufren y si visitamos a los presos y encarcelados poniéndonos a su servicio. Ahí tenemos un test de cómo vivimos desde dentro la solidaridad con los que sufren cualquier clase de tribulación o necesidad (cf. Mt. 25, 31-50). Esto es una enseñanza que Jesús nos deja para practicar la misericordia y ponernos a lavar los pies y curar heridas que tanto duelen por dentro y por fuera.

Una semana más para pararnos y discernir juntos el camino que hacemos en esta sociedad que demanda estar cerca de tantas situaciones de precariedad. Desde el Evangelio y la experiencia de Francisco de Asis se nos pide que estemos cerca de los “leprosos de hoy” para devolverles la salud a ellos y sus familias que sufren el mismo dolor que los que lo padecen. Necesitamos dar pasos de crecimiento personal y comunitario en este sentido por eso es clave estar informados e implicarnos en situaciones de “hermanos nuestros” que esperan nuestra solidaridad y compañía para liberar toda atadura que impide vivir con dignidad y erosiona la libertad a la que estamos llamados (Jn 8, 31-32).

Invitamos a todos los que se sientan llamados a conocer esta realidad desde diversas áreas de pensamiento a que se acerquen a los franciscanos toda la semana a las ocho treinta de la tarde en la Cripta. Allí tendremos oportunidad de clarificar nuestros errores y ayudar a crecer juntos en un proyecto que a todos nos incumbe, por eso es clave una formación sólida y sostenible.

Las conferencias son abiertas hasta completar aforo, y por supuesto la entrada gratuita como suele ser normal en esta familia franciscana que vivir la pobreza poniendo lo que tiene al servicio de los demás. Lo tenemos muy fácil para llegar ya que tenemos la boca del metro Recogidas, a cuatro metros del lugar de la cita para que así se facilite la oportunidad que se nos ofrece.

Que buen olor trae la Pascua este año tratando temas de tanto interés para implicarnos en la construcción de la Justicia y la Paz, ejerciendo la misericordia y visitando a los bienaventurados: “porque estuve preso y vinisteis a verme”.

¡Qué bonita oportunidad para ser instrumentos de Paz! Teniendo presente que la auténtica libertad se ejerce en la fidelidad comprometida por la propia opción del servicio desinteresado haciendo el bien de los demás: "habéis sido llamados a la libertad;...servíos por amor los unos a los otros" (Gál 5,13).

Severino Calderón Martínez, ofm
Grupo de San Francisco. Granada.

Este sitio web utiliza 'cookies' propias y de terceros para ofrecerte una mejor experiencia y servicio. Al navegar o utilizar nuestros servicios, aceptas el uso que hacemos de ellas. Puedes cambiar la configuración de 'cookies' en cualquier momento. Política de privacidad. politica de cookies.

  
ACEPTAR